Comunidad

Engranajes Maquineros

Mercedes Pigretti

2 de octubre, 2020

Con el objetivo de enfocar su trabajo en un nicho que valorara su diferencial, Mercedes Pigretti creó Syur, una agencia especializada en presentaciones corporativas para grandes compañías como Google, YouTube y The Walt Disney Company. En esta nota, nos comparte los desafíos que le presentó la nueva normalidad, entre ellos, la oportunidad de repensar la forma de trabajar en equipo.

Contanos tu historia emprendedora, ¿cómo nació SYUR?

Yo trabajaba como freelancer con un amigo, como un estudio de diseño, pero éramos solo nosotros dos. Trabajábamos para distintos tipos de clientes que nos llegaban por recomendación, hacíamos todo tipo de trabajo de diseño, logos, páginas, flyers. Ahí como por el 2014, cursé un seminario de diseño y negocios en el Centro Metropolitano de Diseño, y nos explicaban las ventajas de enfocarse en un nicho específico y nos contaron el caso de un estudio de diseño gráfico que se había especializado en diseño de marca para restaurantes. Cuando lo escuché en ese momento, no entendía la idea de “desperdiciar”, entre comillas, la posibilidad de venderles a todos los mercados para buscarse un segmento chiquito. Pero esas cosas se conectan como los puntos. En esa época empezamos a tener menos trabajo, y ahí entendí que teníamos que salir a vender. Nunca lo habíamos hecho porque siempre nos habían llegado los clientes por recomendación. Entonces, cuando empecé a pensar qué íbamos a decir cuando ofreciéramos nuestros servicios, no me parecía creíble decir que hacíamos de todo, porque para mí al menos, si hacés de todo, no llegás a ser bueno en nada, y yo quería decir que éramos expertos en algo. Ahí retomé este concepto que nos habían compartido en el curso: enfocarse en un grupo pequeño que necesitara exactamente lo que vos ofrecés, y decidimos encontrar nuestro nicho.

“Enfocarse en un grupo pequeño que necesitara exactamente lo que vos ofrecés”

¿Cómo fue ese proceso?

Hicimos una lista de todos los servicios que podíamos ofrecer y marqué en cuáles éramos mejores, y cuáles valoraban más los clientes. En esa intersección, estaban las presentaciones. Me di cuenta de que cuando hacíamos cualquier trabajo de diseño, el proceso solía ser muy ágil, pero cuando tenían que hacer una presentación, los clientes se quedaban trabajando después de hora, trabajaban los fines de semana, me respondían los correos en seguida, a cualquier hora. Estaban muy pendientes de eso porque había mucho en juego para ellos, ahí me di cuenta de que armar y dar una presentación era muy estresante y para ellos contar con el apoyo de especialistas les daba mucha tranquilidad. Así decidí enfocarme en el mundo de las presentaciones, me despedí de todos los clientes que pedían otro tipo de trabajos, y hace 5 años fundé Syur, una agencia especializada en presentaciones corporativas para grandes compañías.

¿Una herramienta que te haya sido útil a la hora de crear y crecer tu proyecto?

Creo que es clave saber escuchar. Confiar en vos y en tu proyecto, pero no creer que te las sabés todas, hay que mantenerse humilde, curioso y cuestionarte todo el tiempo lo que estás haciendo para poder mejorarlo. A mí siempre me apalancó mucho relacionarme con otros emprendedores, y compartir y capitalizar experiencias, con los que te cuentan la posta. Por suerte tengo muy buenos amigos y amigas emprendedores con los que puedo consultar prácticamente cualquier cosa que quiera saber, siempre hay alguien que ya pasó por lo mismo, y hay mucha gente muy generosa en tiempo y en ideas en el ámbito emprendedor. Creo que hay que saber aprovechar eso y devolverlo de la misma manera, compartiendo las propias experiencias que le puedan servir a los demás.

“A mí siempre me apalancó mucho relacionarme con otros emprendedores, y compartir y capitalizar experiencias, con los que te cuentan la posta”

¿Cómo llegaste a La Maqui y cómo fue tu recorrido?

Trabajé un montón de años desde casa. No tenía el problema de querer tirarme en la cama a dormir, al revés, la verdad es que trabajaba un montón, se me empezaba a hacer todo como una misma cosa, básicamente lo que nos pasa ahora en cuarentena, como que no había ningún límite en la vida laboral. Primero empecé a trabajar desde otro coworking, y después me invitaron a una charla en La Maquinita, y la verdad es que me encantó el espacio, me gustó mucho esto de tener distintos espacios, ahora en Soho tenemos un jardín, para mí fue clave tener un espacio amplio con distintos ambientes, un rato trabajo desde el escritorio y después me voy al sillón, a otra silla.
Ahora que la pandemia nos mandó a casa, aunque a veces es lindo trabajar en la tranquilidad del hogar, extraño la dinámica de la oficina.

Dado el contexto que estamos atravesando, ¿te presentó algún desafío a nivel profesional y cómo lo estás atravesando?

La verdad fue un desafío enorme empezar a trabajar de forma remota, a pesar de que todo el trabajo lo hacemos en la compu, tuvimos que repensar la forma decomunicarnos. En la oficina tenés mil formas de interactuar, si necesitás algo le tocás el hombro al que tenés al lado y lo resolvés en dos minutos. Al principio de la pandemia cometimos el error de querer recrear esta misma dinámica de la oficina en forma remota. Entonces el equivalente de tocarle el hombro a alguien sería hablarle por chat o por mail; toda esta dinámica de constantes interrupciones se volvió super incómoda, estresante, estás todo el tiempo respondiendo a demandas y es muy poco productivo. Así que empecé a investigar un poco y sentí que teníamos que cambiar la forma en la que trabajábamos y nos comunicábamos. Armamos una nueva política de comunicación, de elegir el canal adecuado para el mensaje adecuado. Hicimos varios ajustes, pero el cambio más grande fue pasar todas las comunicaciones relacionadas a los proyectos a herramienta que usamos para gestionar los proyectos, que es clickup, donde centralizamos toda la información que necesitamos para trabajar. Cualquier cosa que quieras encontrar sobre un proyecto, lo encontrás en el ticket de ese proyecto.
El otro gran cambio que hicimos es usar slack como herramienta asincrónica. Cuando alguien te envía un mensaje, no espera un mensaje en tiempo real. Saber que no tiene que ser inmediato, sino estamos interrumpiéndonos mucho. Y si es algo urgente, levantamos el teléfono y nos llamamos. Pero si no, no estar con las constantes interrupciones que no te permiten enfocar en una tarea.

En cuanto a productividad y organización en tu día a día laboral, ¿qué te funciona? ¿cómo organizás tu trabajo remoto?

Por un lado, intento generar bloques de tiempo para hacer trabajo enfocado y bloques de tiempo para reuniones. Trato de que los días no me queden con un ratito de trabajo, un ratito reunión, un ratito de trabajo, sino juntar todas las reuniones para después poder tener momentos de trabajo más enfocados.
Con respecto a la vida que se vuelve todo lo mismo, creo que por un lado me propongo cortar a horas lógicas, y hacer algo de ejercicio, pero también me funciona, en esto del trabajo asincrónico: si es un sábado y quiero trabajar, lo hago, o me quedo un día después de hora porque estaba inspirada, o si en un día de semana y no aguanto más y quiero dar una vuelta a la manzana también lo hago. Que el trabajo también se adapte a como me siento en el día, y a mi rutina. Encontrar el balance.

¿Un aprendizaje que te haya dejado este contexto?

La riqueza del trabajo asincrónico. La pandemia nos trajo una oportunidad única de dejar atrás los malos hábitos de trabajo presencial, de hacer reuniones innecesarias, de interrumpir constantemente. Hace años que vengo dándole la vuelta a trabajar desde cualquier lugar del mundo, un poco acostumbrados a una dinámica de trabajo en tiempo real y en un mismo espacio parecía medio imposible, pero si lo pensamos asincrónico, es decir, que yo trabajo en el espacio y en el tiempo que puedo o que quiero, eso a mí me va a poder permitir viajar y trabajar desde cualquier lado, y a otro por ahí le permite compartir momentos con sus hijos, ya que antes necesariamente tenías que estar en la oficina de 9 a 6. O al que prefiere dormir a la mañana, que pueda trabajar hasta más tarde, que no tenga que atarse a un horario.
Para mí esto recién empieza, pero nos abre un mundo enorme de posibilidades para tener una forma de trabajo mucho más eficiente y balanceada con la vida personal. Creo que para nosotros como agencia el gran desafío es incorporar las mejores prácticas de trabajo asincrónico, pero siempre cuidar la capacidad de la respuesta rápida a nuestros clientes, que es una de las razones por las que nos eligen, el ritmo de agencia es muy ágil.

“La pandemia nos trajo una oportunidad única de dejar atrás los malos hábitos de trabajo presencial, de hacer reuniones innecesarias, de interrumpir constantemente”

En estos tiempos de distanciamiento, ¿cómo mantenés el sentido de comunidad?

Generamos nuevos puntos de contacto con el equipo que de alguna forma reemplacen ese contacto diario que estaba en la oficina. Mantenemos las ceremonias de reuniones diarias y semanales con el quipo, para revisar que estamos haciendo y que vamos a hacer. A eso, que ya hacíamos en la oficina y lo mantenemos ahora, sumamos un after virtual todos los jueves, la última media hora del día, para compartir como estamos más allá del trabajo. Después, también yo envió una encuesta todos los viernes para saber cómo fue la semana, porque es un contexto muy delicado y particular, y tenés que saber un poco como vienen, si hay algo que les incomoda, si tienen las herramientas que necesitan, hacer un seguimiento un poco más cercano que cuando estás en persona no lo necesitás porque de solo ver a la persona lo notás.

Escribinos

Unite a la comunidad emprendedora más grande de Argentina.
Escribinos para conocer cuál de nuestros servicios se adapta mejor a tus necesidades.

Al hacer clic en el botón anterior confirmas que estás de acuerdo con nuestros Términos y condiciones y que has leído y entendido nuestra Política de privacidad.

Llamanos

¿Tenés dudas sobre nuestras membresías, espacios o disponibilidad? Llamanos y alguien de nuestro equipo se pondrá en contacto con vos a la brevedad.

Otras preguntas

También podés consultar nuestra sección de preguntas frecuentes.

Recomendar La Maquinita

Recomendá La Maquinita
Invitá a emprendedores a ser parte de la experiencia de la comunidad de coworking más grande de Argentina. Crear lazos nos permite crecer como un gran equipo.

Trabajá con nosotros

Trabajá en La Maquinita y sé parte de una comunidad que va a potenciar tu vida profesional.
Queremos conocer tu perfil, envianos tu CV a rrhh@lamaquinita.co

Gracias

Recibí nuestras novedades