Comunidad

Engranajes Maquineros

Nacho Julian

22 de diciembre, 2020

Tras más de una década de trabajar en relación de dependencia, Nacho Julián decidió apostar por su camino como diseñador gráfico, animador y docente. Entre sus clientes se encuentran Cabify, Coca Cola y Fernet Branca, entre otros. Participó en una de las últimas ediciones de Meet and Eat, un encuentro virtual de networking para maquineros y compartió: “En La Maqui estoy rodeado, tengo al lado una agencia de logística, del otro lado programadores, mucha gente variada y te vas conectando con todos, nos damos cuenta de que tenemos necesidad del otro y eso está buenísimo”. En esta nota, nos comparte su historia emprendedora, sus desafíos actuales y cómo los está atravesando.

¿Cómo llegaste a La Maqui y cómo fue tu recorrido?

Hace 3 años que arranqué en La Maqui de Belgrano, estuve más o menos 14 años trabajando en relación de dependencia y había tomado la decisión de independizarme. Justo había tenido una reunión en el Starbucks de abajo de La Maquinita de Belgrano con un amigo en un trabajo colaborativo, el hacía la parte de programación, yo la parte de diseño, y nos juntamos con el cliente. Tuvimos la reunión en el café, pero es rara la reunión en el café, y él me dijo acá al lado hay un espacio de trabajo, está bueno, por qué no vamos a conocerlo. Fuimos y apenas vi La Maqui fue amor a primera vista. Me invitaron a hacer un día de prueba, probé y no paré más, hasta que vino la pandemia. Básicamente yo ya había tenido una experiencia de trabajar por mi cuenta desde casa, pero como soy muy social, y me gusta charlar, no me banqué mucho el trabajar solo, necesitaba algo que me organice un poco el día. Los que nunca tuvieron la experiencia de trabajar desde sus casas ahora la pandemia los obligó y te das cuenta que a veces no parás, arrancás a cualquier hora, terminás a cualquier hora, creo que lo que me dio a mí La Maquinita fue el espacio para decir ok, me pongo un horario, entro a las 9 y trabajo hasta ala 6:30/7. Tenía mi espacio, era super ordenado lo que era vida de lo que era trabajo. Todo el tema del networking, los contactos que se fueron dando, no solamente laborales, sino también humanos. Se extraña muchísimo.

Contanos tu historia emprendedora, ¿cómo fue decidir trabajar por tu cuenta?

Me costó muchísimo porque estuve toda la vida, desde que terminé la universidad y empecé a trabajar, trabajando en relación de dependencia. La relación de dependencia te da una cierta tranquilidad, capaz económica, y el miedo a emprender de una siempre lo tuve en la cabeza. Estuve como 3 años con esta idea en la cabeza, pensando ya va a llegar el momento, pero siempre encontraba una excusa, y en definitiva nunca va a ser el momento. Hasta que un día decidí saltar y dije alguien me va a zafar y la verdad es que desde que tomé la decisión, creo que es una de las mejores decisiones que tomé en mi vida, tanto a nivel laboral, por como he progresado, crecido, por el tipo de clientes que estoy trabajando hoy en día, y por otro lado por la libertad y la independencia de poder manejar mis tiempos, mis horarios. En febrero me fui para México y estuve trabajando un mes y pico ahí, cosas que a veces la relación de dependencia no te da, esa flexibilidad y esa libertad. Necesitaba también un cambio, y me di cuenta de que se puede, podés crecer, y que son más los miedos que uno tiene en la cabeza que otra cosa.

“Estuve como 3 años con esta idea en la cabeza, pensando ya va a llegar el momento, pero siempre encontraba una excusa, y en definitiva nunca va a ser el momento. Hasta que un día decidí saltar”

Dado el contexto que estamos atravesando, ¿te presentó algún desafío a nivel profesional y cómo lo estás atravesando?

A nivel profesional, a mí mucho no me cambió el tema de la pandemia porque al ser diseñador, con una computadora e internet puedo trabajar desde cualquier lado, es la gran ventaja que tiene mi trabajo. A nivel laboral sí me ha pasado que capaz tenía trabajos para eventos muy grandes, como era el Lollapalooza, que se suspendió, pero a su vez también salieron otros trabajos que eran para eventos online. Se transformó un poco el trabajo, por suerte se mantuvo bastante estable así que como que no tuve que reformularme. Salvo el tema de volver a trabajar desde mi casa, trato de organizarme los horarios y todo, pero igual es difícil, porque en la casa estás 24/7 y a veces cuando no tenés otra cosa que hacer te ponés a trabajar.

Por otro lado, yo soy profe en la universidad, así que también tuve que reformarme desde ese lado, tuve que preparar las clases virtuales, que es completamente diferente. Planear una clase para alumnos universitarios, encima yo tengo primer año, alumnos que vienen con todas las expectativas de la universidad y de repente te agarra una pandemia, es todo digital, y tanto los alumnos como yo teníamos que aprender de esto. Creo que desde ese lado sí me llevo un aprendizaje, creo que es un soporte que descubrimos desde la parte digital, de hecho, estuvimos hablando con la universidad y a partir del año que viene muchas materias van a ser mitad presenciales, mitad virtuales. Creo que allanó bastante el camino, desde ese lado creo que estuvo muy bien.

En cuanto a productividad y organización en tu día a día laboral, ¿qué te funciona? ¿cómo organizás tu trabajo remoto?

Al principio traté de empezar a tener la misma rutina que tenía siempre. Yo no soy muy amigo de pantuflas y piyama, hay mucha gente que ama, y es home office de pantuflas y piyama. Para mí es todo lo contrario, porque eso te empieza a tirar abajo y ahí es cuando se empieza a generar una mezcla entre lo que es la vida, el ocio y el trabajo. Entonces yo prefiero estar un poco más ordenado. Y eso que vengo del lado de la creatividad y el diseño que podría ser un desorden. Como ya lo he experimentado, para mí lo mejor es el orden. Agendar horarios de trabajo, yo todos los días me sigo despertando a la misma hora que cuando iba a La Maqui, me preparo el desayuno, me arreglo como para empezar a trabajar y sé que también a las 6:30/7 tengo que cortar. Y empezar a escuchar lo que te empieza a pedir el cuerpo, a veces sobrecargarse, me ha pasado los primeros meses, agarraba laburo, porque bueno, obviamente cuanto más uno pueda agarrar quiere aprovechar y agarrar, pero llega un momento en que estaba trabajando sábados y domingo y dije ok, esto tampoco es sano, así que para mí el mayor consejo es mantener un orden, que te separe un poco lo que es la vida laboral de lo que es la vida personal.

En estos tiempos de distanciamiento, ¿cómo mantenés el sentido de comunidad?

En principio, migré casi todo a digital. Entre grupos de Whatsapp, charlas por Zoom, en el boom de las charlas por Zoom nos juntábamos mismo con la gente de La Maqui, que armamos un grupo de amigos más allá de la parte laboral, hacíamos reuniones, nos juntábamos a tomar algo cada uno desde sus casas con sus celulares, lo fuimos manejando así.

Participaste de uno de nuestros eventos virtuales, el Meet and Eat, ¿cómo fue tu experiencia?

Hace más de 3 años estoy en La Maqui, osea que tuve presenciales, y ahora tuve la experiencia de tenerlos virtuales. La experiencia estuvo buena, me gustó escuchar las historias de muchos que se tuvieron que reformular con esta pandemia y fue interesante mantener contactos que seguían abriendo, estuvo bueno. Creo que me quedo con el presencial porque es mucho más humano, te podés ver, podés repreguntar. En los encuentros presenciales hay una picada, una cerveza, y entre bueno te sirvo un poco de cerveza, charlabas y en el momento previo al evento también conocías gente, porque hasta que se largaba quizás charlabas con alguien de al lado que no conocías, de che hace cuánto que estás en La Maqui, que hacés, esa previa; yo de hecho creo que a todo Belgrano lo conocí así, estuvo buena la experiencia pero es diferente. La verdad que siempre valoro el empuje que pone La Maquinita, que está siempre ahí para empujarte, levantarte, y generar todo el tiempo esto de conocerse, y de tejer redes para ambos, e ir dándonos entre todos una mano, como es esto, una gran comunidad.

“Siempre valoro el empuje que pone La Maquinita, que está siempre ahí para empujarte, levantarte, y generar todo el tiempo esto de conocerse, y de tejer redes para ambos, e ir dándonos entre todos una mano, como es esto, una gran comunidad”

 

Escribinos

Unite a la comunidad emprendedora más grande de Argentina.
Escribinos para conocer cuál de nuestros servicios se adapta mejor a tus necesidades.

Al hacer clic en el botón anterior confirmas que estás de acuerdo con nuestros Términos y condiciones y que has leído y entendido nuestra Política de privacidad.

Llamanos

¿Tenés dudas sobre nuestras membresías, espacios o disponibilidad? Llamanos y alguien de nuestro equipo se pondrá en contacto con vos a la brevedad.

Otras preguntas

También podés consultar nuestra sección de preguntas frecuentes.

Recomendar La Maquinita

Recomendá La Maquinita
Invitá a emprendedores a ser parte de la experiencia de la comunidad de coworking más grande de Argentina. Crear lazos nos permite crecer como un gran equipo.

Trabajá con nosotros

Trabajá en La Maquinita y sé parte de una comunidad que va a potenciar tu vida profesional.
Queremos conocer tu perfil, envianos tu CV a rrhh@lamaquinita.co

Gracias

Recibí nuestras novedades